Seguridad

Tener una pileta de natación en casa genera momentos de diversión pero también implica un gran riesgo para los bebés y los niños más chiquitos. Los cercos para piscina son la solución más segura para evitar accidentes por ahogamiento ya que impiden el paso de los niños al área de riesgo.

Los niños menores de 5 años están muy expuestos a situaciones de peligro. Un segundo de distracción puede ser fatal. El 76% de los accidentes se producen por un instante de descuido por parte del adulto que está a su cargo.

En esta sección queremos compartir la información y las notas que pudieran ser útiles para minimizar estos riesgos.